Lingviny / La razón qué el bombo publicitario de la traducción automática está sobrevalorado.

La razón qué el bombo publicitario de la traducción automática está sobrevalorado.

El concepto de la traducción automática era prometedor en los primeros días, con las expectativas de una comunicación mundial más amplia con cualquier persona en el planeta y mil lenguajes listos para ser devorados en el internet. Sin embargo, aun cuando la tecnología mejoró con aplicaciones disponibles en los teléfonos inteligentes y las API que permiten traducir en cualquier sitio web, ha quedado corto y dio lugar a algunos errores de marca y problemas de comunicación profesional de escala amplia que se han convertido en emblema de una necesidad de servicios profesionales de traducción.

Las empresas grandes y pequeñas han cometido errores que van desde lemas ofensivas en Baréin hasta publicaciones culturalmente insensibles en las redes sociales de las empresas de tecnología dirigidas a Irlanda. Incluso con los saltos impresionantes en incoherencia y los mensajes de las plataformas Google Neural Machine Translation (traducción automática neuronal de Google), una estructura de aprendizaje de extremo a extremo diseñada para la traducción automatizada que potencialmente pueden superar las deficiencias encontradas en la tecnología de traducción convencional que se basa en frases, la tecnología todavía no satisface.

Máquinas que rompen el idioma

Cuando una máquina o un programa intenta traducir frases de una lengua a otra, caen en la trampa de ser demasiado literal. Terminan simplificando demasiado las frases y expresiones coloquiales que son lo que hace relevante el lenguaje en la conversación y toda la mensajería. Los periodistas han sido conscientes de esto desde hace décadas, incluso después de que la gran cantidad de programas de traducción automática intensificaron sus esfuerzos y comercializaron directamente a ellos. Las palabras en cualquier idioma pueden transformarse según la geografía y pueden reconfigurar su significado según la audiencia. Este cambio es algo que la mayoría de la tecnología de traducción no puede monitorear. La diferencia entre la traducción automática y la traducción humana precisa o transcreación se trata de estar consciente de los efectos de los problemas geográficos y de localización. Empresas de comida rápida frecuentemente han tenido que enfrentarse a problemas tales como la traducción de los nombres de sus platos o traducir lo que contiene la comida y no satisfacer de manera humorística. No es ninguna sorpresa que los problemas con estas "traducciones” frecuentemente se remontan al uso de máquinas de traducción por los anunciantes y los negocios.

La mecánica de los errores

Aunque los problemas son hilarantes, pueden ser costosos. Las empresas que han sido afectados por los problemas de traducción automática han tenido que desmantelar las campañas internacionales de marketing, empezando todo de nuevo y cerrando sitios del web. Lo que podría ser inconveniencias menores como errores de ortografía y problemas de dicción en cosas como mensajes de correo electrónico mal traducidos puede ser algo traumático para los propietarios de pequeñas empresas. Estos problemas se podrían manejar de forma experta por una agencia de traducción con las habilidades necesarias para evitar problemas comunes. Por ejemplo, según estudios, los sistemas de software de traducción automática no pueden distinguir entre el tiempo imperfecto ("yo estaba buscando"), el tiempo perfecto (“Yo he mirado") y el pretérito (“Yo miré"). También fallan cuando aparecen homónimos. Por ejemplo, la palabra "bank" en inglés puede significar una institución financiera o la orilla de un río.

Por supuesto estos problemas se pueden considerar inconveniencias menores, en la cara de una alternativa de bajo costo para un servicio adecuado, ya que algunas aplicaciones de traducción están construidas precisamente para funcionar con un idioma en particular. Sin embargo, al final del día para ser tomado en serio la traducción tiene que estar supervisada por alguien con fluidez en la lengua. Un programa gratuito como Google Translate puede parecer como un buen inicio, pero para los profesionales, es sólo un punto de partida. Los que no pueden entender que una gran cantidad de personas no hablan inglés o la traducción profesional y prefieren a la opción mecanizada están garantizados de fracasar en la expansión del negocio. Un lema bien traducido de un correo electrónico o de un documento es una puerta de entrada a una nueva manera de hacer que su negocio tenga éxito.