Lingviny / Tres razones por las que la traducción humana sigue siendo importante

Tres razones por las que la traducción humana sigue siendo importante

Los hombres de negocios que necesitan servicios de traducción y localización a veces piensan que es más fácil, rápido y rentable acudir a la tecnología actual. Algunos de ellos prefieren excluir al intermediario y traducir correos electrónicos y documentos simplemente utilizando aplicaciones de traducción como Google Translate.

De hecho, la traducción automática ha avanzado mucho en los últimos 10 años, en particular la Google Neural Machine Translation. Sin embargo si usted no es un hablante nativo, sin un traductor humano, sencillamente usted no podrá enviar un email profesional en inglés o transmitir mensajes en español adecuadamente. Aquí hay tres razones por las que una agencia de traducción sigue siendo la mejor opción:

1. Las traducciones automáticas pueden hacer que pierda sus clientes

Sus clientes, al hacer negocios con usted, esperan el más alto nivel de profesionalismo posible. Debido a que los medios tienden a exagerar y a simplificar en extremo las cosas, algunas personas creen que actualmente Google Translate puede reemplazar a un traductor profesional. Esto sencillamente no es cierto. Google Translate se ha vuelto más preciso en los últimos años, pero aún tiene problemas con la estructura oracional y con el vocabulario.

Con todo el intercambio de contenidos a través de los medios que tiene lugar hoy en día, el hecho de no contar con una traducción precisa puede costarle la reputación de su empresa. Si usted confía en las traducciones automáticas puede perder un socio o un cliente, o simplemente dar una mala impresión. Un caso famoso sobre un error de traducción trata sobre un hombre que fue diagnosticado erróneamente en una sala de emergencia en Florida, lo que terminó en una demanda de 71 millones de dólares.

2. Para el mundo no anglosajón la comunicación es un problema cultural

"Las personas anglófonas que no tienen otra lengua, por lo general, tienen poca conciencia de cómo deberían hablar el inglés internacionalmente",

dice Dale Coulter, jefe de inglés de un proveedor de cursos de idiomas en Suiza. Él sabe cómo un error de traducción le puede costar a una compañía miles de dólares, o incluso más.

Una aplicación como Google Translate puede confundir fácilmente el estilo, el tono, la precisión y las palabras con múltiples significados. La mayoría de las personas en el mundo no hablan inglés, así que al hacer negocios con esas personas, es importante hablar su idioma para comunicarse claramente. Las estadísticas muestran que de las 1500 millones de personas en el mundo que hablan inglés, sólo 375 millones son hablantes nativos.

Recuerde que en este caso la comunicación es el punto clave. Buscar atajos utilizando un traductor automático, en lugar de un traductor humano, puede hacer que se pierdan los aspectos más importantes de su mensaje para sus clientes extranjeros.

3. Ninguna aplicación ni ningún 'Bot' pueden reemplazar las habilidades de un traductor humano

Los traductores humanos por lo general son multilingües, con años de experiencia transmitiendo significados ocultos y connotaciones literarias y periodísticas complejas. Esto es algo que la tecnología no puede reemplazar aún. Si usted quiere que su mensaje sea entendido con exactitud, escoja a un traductor humano.

Usted puede pensar que es fácil traducir una sola palabra utilizando una aplicación, pero el inglés tiene tantos matices que una computadora no los puede detectar. Nuestro vocabulario es demasiado complejo y una palabra puede ser transmitida en formas tan diferentes que las máquinas no las pueden identificar aún. La traducción automática no es 100% exacta; de hecho, según la Dublin City University, el software de traducción suministra resultados erróneos y poco confiables, y generalmente tiene problemas con el léxico y la semántica. También es difícil para este tipo de tecnología traducir textos más extensos.

Sus clientes le confían sus documentos, así que usted debe buscar asegurar su privacidad por todos los medios. Escoger un traductor humano en lugar de buscar herramientas automáticas que no le garanticen la confidencialidad de su información, puede ser una solución.